Este es el museo más pequeño y bonito del mundo, y sí, está en España

Nació como un acto de resistencia al régimen franquista. Ha sido halagado por importantes referentes de la cultura mundial y es un destino imperdible para los amantes de los museos.

CristianOrtega

Por:

Cristian Ortega Mahan

14 de mayo de 2024, 2:10 a.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Museo Español de Arte Abstracto de Cuenca. Fuente: Santiago Torralba / Fundación March

Como es sabido mundialmente, España cuenta con un rico legado cultural, destacando por su arquitectura, literatura y pintura, respaldado por una amplia red de museos que albergan estas obras maestras. Entre ellos, destaca un lugar reconocido como “el pequeño museo más bello del mundo”, según las palabras de Alfred H. Barr, el primer director del famoso Museum of Modern Art, el MoMA, de Nueva York, en Estados Unidos, al referirse al Museo de Arte Abstracto de Cuenca.

Hoy, el museo se encuentra parcialmente cerrado debido a trabajos de climatización, pero sigue recibiendo a visitantes interesados en admirar obras de la abstracción española de las décadas de 1950 a 1980.

En esta exposición permanente se pueden apreciar las creaciones de destacados artistas como Antonio Saura, Gerardo Rueda, Fernando Zóbel, Gustavo Torner, Eusebio Sempere, Modest Cuixart y Elena Asins, entre otros.

Publicidad

“El Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca fue pionero en un país sin tradición museística, surgido de la iniciativa personal de un artista, Fernando Zóbel, y gestionado por artistas”, destaca Manuel Fontán del Junco, director de Museos y Exposiciones de la Fundación Juan March y uno de los curadores de la exposición. “España carecía de espacios dedicados a coleccionar y exhibir este nuevo arte”, añade Fontán del Junco, aludiendo al rechazo al arte por parte del régimen franquista.

Puro amor al arte abstracto

Cuando Zóbel regresó a España tras sus estudios en Estados Unidos, comenzó a coleccionar obras de artistas abstractos de su generación y estableció relaciones con muchos de ellos. Le sorprendía la falta de museos, dada la calidad de los artistas españoles, que se sentían coartados por las restricciones del régimen de Francisco Franco.

Museo Español de Arte Abstracto de Cuenca. Fuente: Turismo Castilla La Mancha

Por ello, Zóbel se propuso crear un museo privado, de tamaño reducido y al margen del régimen franquista. Para evitar la atención de las autoridades, decidieron ubicarlo en la ciudad menos poblada de Cuenca. “Un día, el pintor Gustavo Torner, a quien había conocido en la Bienal de Venecia, le habló de Cuenca, su ciudad natal, y de las casas colgadas, que acababan de ser restauradas y el Ayuntamiento aún no había decidido qué hacer con ellas”, recuerda Manuel Fontán del Junco.

Finalmente, el 1 de julio de 1966, el Museo Español de Arte Abstracto de Cuenca abrió sus puertas con la presencia del alcalde de Cuenca y varios artistas.

Temas relacionados