Duro castigo judicial para un marido que le revisó el móvil a su esposa sin permiso

Además de la prisión, el acusado tiene prohibido acercarse hasta 500 metros de la mujer y no podrá hablarle por dos años.

author

Por:

Cristian Moron

6 de julio de 2024, 1:32 p.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Duro castigo judicial para un marido que le revisó el móvil a su esposa sin permiso
El hombre sufrió duras penas judiciales. Fuente: Canva

Lo que podría haber sido una “travesura” terminó convirtiéndose en un verdadero dolor de cabeza para un hombre que revisó sin permiso el móvil de su pareja.

Es que la Audiencia Provincial de Madrid decidió condenar al sujeto a un año de prisión por tomar el móvil de su esposa sin su consentimiento y mirar sus mensajes de WhatsApp, revisar sus redes sociales y mirar la galería de fotos. La Justicia determinó que el hombre violó la intimidad y cometió un delito de descubrimiento y revelación de secretos.

article image
Todo comenzó con una discusión en el verano. Fuente: Pexels

¿Cómo por revisar el móvil de su mujer terminó condenado a la cárcel?

La historia se originó durante el verano del 2022, en un viaje que el joven, mayor de edad, emprendió con su entonces esposa. El matrimonio ya estaba muy deteriorado y cuando ella manifestó que quería separarse, el hombre comenzó a comportarse de manera acosadora y a controlar a la mujer.

Publicidad

    En ese momento y luego de una discusión, él agarró el teléfono de ella sin permiso, cambió la contraseña y comenzó a leer todo de su interior: desde mensajes de WhatsApp hasta revisar la galería de fotos. Tras este problema, la mujer debió cambiar el celular y también su tarjeta SIM.

Se supo que la pareja tiene un hijo en común y que realizaron algunos viajes por Europa, pero la relación no mejoraba y todo terminó con la Justicia de por medio.

Uso móvil
La mujer lo denunció y el hombre fue condenado. Fuente: Pexels.

Lo cierto es que la sentencia confirmada por la Audiencia Provincial fue por violar la privacidad y el derecho a la intimidad de la mujer, lo que significa un delito de descubrimiento de secretos teniendo en cuenta el Código Penal español.

De esta manera, el joven fue condenado a un año de prisión y doce meses de multa, sumado a una cuota diaria de seis euros (lo que hacen un total de 2.160). Además, él no puede acercarse a ella a menos de 500 metros ni tampoco comunicarse por un lapso de dos años.

Aparte de esto, se le sumó un delito leve de injurias en el entorno de violencia de género, por lo que se tomó en cuenta un mensaje enviado en el mes de octubre, por parte del acusado, donde insultaba fuertemente a la víctima. Por esto, agregó a su condena diez días de localización permanente.

Hay que tener en cuenta que por más allá de que a muchos les parezca exagerado, la intimidad personal en un móvil es de vital importancia para respetar y que como a esta persona, se pueden sufrir daños judiciales importantes si no se respeta ese límite cuando no hay consentimiento para revisar o leer teléfonos.

Temas relacionados