La innovadora técnica holandesa “3-30-300” y que guía hacia la felicidad

Un profesor neerlandés revela la relación entre la felicidad del ser humano y la naturaleza.

author

Por:

Nicolas Lafferriere

21 de junio de 2024, 7:15 p.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
La innovadora técnica holandesa “3-30-300” y que guía hacia la felicidad
Un profesor de Holanda revela la clave para alcanzar la felicidad. Fuente: Pexels

La búsqueda del ser humano por la felicidad siempre nos llevará a escuchar los consejos de aquellos que lograron definir su camino. Uno de los que más llama la atención en tiempo reciente es Cecil Konijnendijk, un profesional oriundo de Holanda que encontró el nexo entre la satisfacción humana y el contacto con la naturaleza.

¿Quién es Cecil Konijnendijk?

El investigador, educador, asesor y escritor empezó sus estudios en la Universidad de Wageningen como silvicultor. Más adelante, el hombre crecido en Abbenbroek obtuvo su doctorado en economía agrícola y forestal en la Universidad de Finlandia Oriental.

Su sed de conocimiento lo llevaría a países como Dinamarca, Suecia, Canadá y España, antes de regresar a su natal Holanda en 2022. Konijnendijk abrazó el campo interdisciplinario de la silvicultura urbana. Durante gran parte de su carrera como investigador y educador, trabajó en los departamentos de arquitectura paisajista y planificación.

Publicidad

article image
Cecil Konijnendijk dedicó su vida al campo de la silvicultura urbana. Fuente: X (@hfwu_tweet)

En 2020 cofundó el Nature Based Solutions Institute, un grupo de expertos para la ecologización basada en la evidencia de las ciudades de todo el mundo. Fue en esta época donde empezó a recolectar evidencia para su afamada regla a favor de la felicidad.

La regla 3-30-300

En febrero de 2021, Konijnendijk propuso una nueva directriz para la ecologización que lo posicionaría como un nombbre viral. La regla 3-30-300 hace hincapié en la importancia de poder ver árboles maduros, vivir entre árboles y tener espacios verdes públicos de alta calidad al alcance de la mano.

La clave está en que cada persona pueda ver al menos tres árboles desde su casa, contar con un 30% de cobertura vegetal en su barrio y vivir a menos de 300 metros del parque o espacio verde más cercano. Una gran cantidad de expertos se han sentado a repasar las bases de esta teoría.

article image
Konijnendijk asocia la felicidad con nuestra cercanía a la naturaleza. Fuente: Pexels

El Instituto de Salud Global de Barcelona reveló que vivir cerca de espacios verdes puede reducir significativamente los problemas de salud mental. Por otro lado, la Universidad de Washington destaca que el contacto con la naturaleza está asociado con un aumento en la felicidad, el bienestar subjetivo, el afecto positivo, las interacciones sociales positivas y un sentido de significado y propósito en la vida, además de una disminución de la angustia mental.

La propuesta de Cecil Konijnendijk se ha convertido en una norma entre varias personas y ciudades a nivel global. Aquella regla no solo permite un mejor cuidado de nuestro estilo de vida, sino que además nos ayuda a crear conciencia sobre un papel mucho más grande que cumple el medio ambiente para el planeta.

Temas relacionados