¿De qué murió el español que pasó más de 20 días en un hospital de México? Su familia debe más de 90.000 euros

La familia, desesperada por la situación.

AdonisMartinez

Por:

Adonis Martínez

14 de mayo de 2024, 6:35 a.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Español muere en México.
Juan José María González de Chaves junto a su esposa. Fuente: @NoticiasHoyWWW en X.

Juan José María González de Chaves es el español falleció el pasado domingo tras más de un mes de hospitalización en Monterrey, al norte de México. Conocido cariñosamente como Hansi por sus seres queridos, su esposa Carolina Martínez anunció su deceso tras una extensa convalecencia que incluyó 20 días en cuidados intensivos. La familia, que acumuló deudas significativas, había desembolsado 90.000 euros (1,6 millones de pesos mexicanos) en un esfuerzo por salvarlo, pero su condición se deterioró y no fue posible trasladarlo a España. Esta trágica situación surge poco después de revelarse el caso de Adrián Fernández, otro español que se mantiene en una UCI en Cancún a un coste de 8.000 euros diarios.

La difícil experiencia de los González comenzó a fines de marzo cuando Hansi y Carolina viajaron a Monterrey para visitar a su hija, María Victoria González de Chaves, quien reside en México y no había visto a sus padres en un año. El plan era quedarse hasta el 15 de abril, pero el 31 de marzo, Juan José empezó a experimentar síntomas preocupantes como cansancio extremo, tos y dificultad para respirar. Pensando que podría tratarse de una gripe o un resfriado, buscaron atención médica. Se le recetaron varios medicamentos, pero su estado se agravó dramáticamente el 10 de abril, perdiendo incluso toda sensibilidad en su pierna derecha por varios minutos.

La familia de este hombre español pidió ayuda por todos los medios

“Llegamos de inmediato a las urgencias de un hospital privado donde le realizaron numerosas pruebas y fue necesario internarlo. En su pierna derecha encontraron varios trombos y sus pulmones estaban colapsados. Tras dos días internado, su condición empeoró y fue necesario trasladarlo a la UCI”, explicó María Victoria González. Durante su estancia, el hospital diagnosticó una hemorragia alveolar difusa, lo que significa que había sangre en los pulmones. Hansi pasó 20 días en cuidados intensivos, intubado y sedado. A pesar del esfuerzo médico, sus pulmones no se recuperaron.

Publicidad

María Victoria también reveló que el seguro de viaje que sus padres habían contratado no cubrió los gastos, alegando que la enfermedad preexistía antes de viajar a México, lo cual la familia niega. “Nos vimos obligados a pedir dinero prestado y endeudarnos debido a la grave situación”, comentó María Victoria, quien además inició un crowdfounding recaudando 27.000 dólares de donantes de Estados Unidos, España y México. “Al agotarse nuestros recursos económicos, trasladamos a mi padre a un hospital público donde la atención es menos eficiente y todo transcurre más lentamente. Seguimos enfrentando costos de medicamentos y tratamientos pendientes para su recuperación”. Tristemente, el 12 de mayo, la familia anunció su fallecimiento. Actualmente, el Gobierno de Canarias está asistiendo a la familia con los trámites para repatriar el cuerpo.

Sanidad en México: un sistema que no es familiar en España

En México, el sistema de salud es bastante distinto al de la sanidad pública española, presentando una estructura fragmentada. Los turistas, a través de seguros, suelen acceder a hospitales privados, cuyos costos han aumentado significativamente desde 2016, según informes de la Comisión Federal de Competencia Económica. Por ejemplo, un tratamiento para apendicitis puede alcanzar los 116.000 pesos (más de 6.300 euros) y un esguince de rodilla, 84.000 pesos (aproximadamente 4.600 euros). Los costos de cuidados intensivos pueden exceder los 140.000 pesos (unos 8.000 euros).

El caso de Hansi ilustra los desafíos que enfrentan los turistas con los seguros de viaje en México, similar a la situación de Adrián Fernández, un valenciano que sufrió un paro cardíaco mientras estaba de luna de miel en la Riviera Maya y fue internado de urgencia en un hospital privado en Cancún. Aunque el seguro cubrió inicialmente hasta 20.000 euros, la familia tuvo que solicitar ayuda financiera adicional. Según Marta Parada, cuñada de Fernández, aunque el paciente ha respondido bien a la medicación y ha mostrado mejoras en los pulmones según los últimos TAC, sigue en coma inducido y depende de respiración artificial. Se planea reducir su sedación para evaluar su respuesta a partir del próximo lunes.

Temas relacionados