Auroras boreales en España: ¿Cuándo se volverán a ver? Se acerca tormenta geomagnética

La actividad solar en este mes ha sido particularmente intensa, aunque sin consecuencias graves para nuestro planeta.

CristianOrtega

Por:

Cristian Ortega Mahan

1 de junio de 2024, 6:00 a.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Expertos explican todo lo referido a este fenómeno tan particular. Fuente: Pexels

Este mes de mayo ha sido especialmente dinámico para la actividad solar. En la primera semana, una serie de erupciones solares y eyecciones de masa coronal desencadenaron una tormenta geomagnética en la Tierra, ofreciendo un espectáculo impresionante de auroras boreales.

Estas auroras, con sus vívidos colores, se pudieron ver en latitudes inusuales en la madrugada del pasado 10 de mayo. En España, aparecieron desde Andalucía hasta Cataluña, así como en Aragón y Galicia. También se observaron en regiones más alejadas de las zonas polares, como Canarias, el sur de Estados Unidos y México. Desde entonces, las erupciones han continuado en la misma región del Sol.

Para los científicos del clima espacial, estas tormentas son una manifestación esperada —aunque de intensidad inusual— del pico de actividad solar. Mientras tanto, los operadores de satélites y gestores de infraestructuras tecnológicas cruciales evalúan los impactos de estos eventos.

Publicidad

    Para el público en general, estas auroras fueron una maravilla visual y un motivo de asombro, aunque también generaron muchas preguntas. Expertos en astrofísica y clima espacial han aclarado algunos de los principales interrogantes y lo que podemos esperar en los próximos meses.

¿Por qué suceden ahora?

El Sol se encuentra en una fase de máxima actividad. Las auroras se forman debido a la interacción entre el viento solar y el campo magnético de la Tierra. En este punto del ciclo solar, que dura 11 años, el viento solar es más fuerte.

“De vez en cuando, como ocurre en toda meteorología, el viento solar puede provocar tormentas magnéticas solares”, explican los científicos.

La causa inmediata de estas tormentas es un grupo de manchas solares, conocidas como región activa, que tiene un tamaño 17 veces mayor que la Tierra. A partir del 8 de mayo, esa región emitió al menos siete explosiones hacia la Tierra a velocidades de hasta 1.800 kilómetros por segundo. Ya en junio de 2023, este periódico informaba sobre un temprano e intenso pico de actividad solar.

¿Qué tan grande fue la tormenta?

    Aunque el ciclo solar es conocido y esperado, “la intensidad no es habitual”, según han indicado varios organismos especializados. “Es normal que ocurran tormentas solares y geomagnéticas, pero no es común ver auroras boreales como las del viernes 10. Esta tormenta es una de las más grandes registradas, no solo por su intensidad, sino porque el material expulsado por el Sol puede abrir las capas más altas de la atmósfera terrestre”, detalló Javier Rodríguez-Pacheco, catedrático de Astronomía y Astrofísica en la Universidad de Alcalá.

La NASA ha calificado esta tormenta como la más fuerte en llegar a la Tierra en los últimos 20 años.

¿Son peligrosas?

En general, el peligro es bajo. Sin embargo, nuestra dependencia actual de tecnologías espaciales puede aumentar el riesgo. Las tormentas geomagnéticas provocan cambios en la ionosfera —la parte externa de la atmósfera terrestre— que pueden afectar redes eléctricas y comunicaciones.

Los aviones monitorean estas tormentas para evitar fallos en las comunicaciones. El riesgo es similar al de otros fenómenos meteorológicos terrestres, como los huracanes, y depende de su intensidad.

Los expertos piden calma. “Hay que vencer la psicosis. Preocupan más otros fenómenos más cercanos a nosotros, como el cambio climático”, afirman.

¿Provocaron daños las últimas tormentas?

Sí, aunque no fueron catastróficos. Hubo interrupciones menores en las comunicaciones por radio y GPS en varias zonas del mundo. La conexión de internet de banda ancha proporcionada por Starlink, de SpaceX, reportó una degradación temporal en la calidad de sus señales. Algunos satélites, como el Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA, dejaron de hacer observaciones científicas para protegerse de la radiación.

La NASA informó el 10 de mayo que no preveía ninguna amenaza para los astronautas a bordo de la Estación Espacial Internacional ni para la estación espacial china Tiangong.

¿Cómo se están protegiendo las comunicaciones de la Tierra?

Tras la tormenta geomagnética de 1989, que causó grandes apagones en Quebec, y la de 2012, que provocó pérdidas económicas en China, las instituciones han aumentado sus esfuerzos para mejorar la protección contra estos fenómenos solares.

Para minimizar los daños se necesitan predicción y prevención. Desde 2010, ha habido importantes avances tecnológicos que permiten mejores predicciones solares. La prevención funciona.

Mayo fue muy intenso respecto a auroras boreales. Fuente: Pexels

¿Cuándo ocurrirá la siguiente tormenta?

Podría suceder en cualquier momento. Aunque no se hacen predicciones exactas, el Servicio Nacional de Meteorología Espacial estima que podría ocurrir otra tormenta geomagnética en la primera semana de junio. Estas tormentas continuarán al menos durante dos años más, aunque no es posible predecir si provocarán auroras.

Los científicos esperan que el ciclo solar actual alcance su pico de máxima actividad en algún momento de este año, debido a la cantidad de manchas solares observadas. Las tormentas más intensas suelen ocurrir meses o años después de este pico.

Temas relacionados