La escalofriante ex Colonia Dignidad será expropiada por el Gobierno de Chile

Se trata de un centro de tortura y exterminio fundado por un ex soldado alemán en la Patagonia chilena que colaboró con la dictadura de Pincohet.

CristianOrtega

Por:

Cristian Ortega Mahan

2 de junio de 2024, 10:35 p.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Gabriel Boric, presidente de Chile. Fuente: AFP

El presidente de Chile, Gabriel Boric, anunció que el Gobierno ha iniciado el proceso de expropiación de parte de los terrenos de la antigua Colonia Dignidad, con el propósito de establecer un “lugar de memoria y futuro” en el sitio que fue utilizado como centro de detención durante la última dictadura militar en el país sudamericano.

Durante su discurso ante el Congreso Nacional, el mandatario señaló que “los derechos humanos y la memoria son una tarea que no reconoce fronteras”. Destacó que tanto Chile como Alemania han trabajado durante varios años para transformar un antiguo lugar de horror y muerte en un espacio que honre la memoria y promueva un futuro de justicia y reconciliación.

Boric informó que entre los terrenos objeto de expropiación se encuentra la residencia de Paul Schäfer, el exmilitar nazi que lideró la infame secta y sometió a cientos de adultos y niños a trabajos forzados, castigos, manipulación mental y, en algunos casos, abuso sexual. Muchos de los seguidores de Schäfer emigraron desde Alemania hasta Chile.

Publicidad

El horror en plena Patagonia

La Colonia Dignidad, establecida en 1961 en el sur de Chile, operó hasta 1991, cuando fue desmantelada por orden del primer presidente democrático tras la dictadura militar, Patricio Aylwin (1990-1994). Además de ser un lugar de sufrimiento para los seguidores de Schäfer, la colonia sirvió como centro de tortura de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía secreta del dictador Augusto Pinochet, quien encabezó el gobierno de facto durante 17 años en Chile (1973-1990).

Se estima que más de 100 opositores al régimen fueron asesinados en el complejo de la Colonia Dignidad, y que aún hay personas desaparecidas cuyo paradero se desconoce.

Schäfer, condenado en el 2006 por abusos sexuales, falleció en el 2010 después de ser encarcelado en Chile tras ser detenido en Argentina, donde había huido años antes.

Sobre la Colonia Dignidad

La Colonia Dignidad fue una comunidad fundada por un grupo de alemanes liderados por Paul Schäfer en 1961 en la región de Maule, en la Patagonia chilena. Inicialmente, la colonia fue establecida como una supuesta “comunidad agrícola y religiosa”, pero con el tiempo se reveló como un lugar de abusos, terror y violaciones a los derechos humanos.

    Schäfer, un exmilitar nazi, fundó la colonia con la promesa de crear un refugio para sus seguidores, pero en realidad estableció un régimen autoritario donde él ejercía un control absoluto sobre sus seguidores. Utilizó técnicas de lavado de cerebro, manipulación mental y abuso físico y sexual para mantener su poder sobre los habitantes de la colonia.

La Colonia Dignidad también sirvió como centro de detención y tortura durante la dictadura militar de Augusto Pinochet en Chile. La Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), la policía secreta de Pinochet, utilizó la colonia para interrogar y torturar a opositores políticos del régimen. Se estima que más de 100 personas fueron asesinadas en la colonia y que muchas otras fueron víctimas de abusos y desapariciones forzadas.

La verdad sobre los horrores que ocurrieron en la Colonia Dignidad comenzó a salir a la luz en la década de 1990, después del fin de la dictadura de Pinochet. Paul Schäfer fue arrestado en 2005 en Argentina y extraditado a Chile, donde en el 2006 fue condenado por abusos sexuales y otros crímenes. La colonia fue finalmente disuelta y muchos de sus habitantes fueron liberados y recibieron apoyo para reintegrarse a la sociedad.

Hoy en día, la Colonia Dignidad es recordada como un símbolo de los abusos de poder, la violencia y la impunidad que caracterizaron la dictadura de Pinochet. Se han realizado esfuerzos para preservar la memoria de las víctimas y para asegurar que nunca se repitan los horrores que ocurrieron en ese lugar. En este contexto, es que el presidente Boric anunció su expropiación para realizar allí un espacio para la memoria.

Temas relacionados