La teoría del color, la clave de todo lo que vemos y hasta lo que sentimos

Los colores nos influyen mucho más de lo que pensamos, al punto de que han sido motivo de estudio desde hace cientos de años.

CristianOrtega

Por:

Cristian Ortega Mahan

19 de mayo de 2024, 9:00 p.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Fuente: Pexel

La teoría del color es un conjunto de principios que explican cómo percibimos y clasificamos los colores. Se basa en el estudio de la naturaleza física y psicológica de la luz y el color, así como en la forma en que nuestros ojos y cerebro interpretan las longitudes de onda de la luz visible.

Existen varias teorías del color, pero una de las más aceptadas es la teoría tricromática, propuesta por Thomas Young y Hermann von Helmholtz en el siglo XIX. Esta teoría sostiene que el ojo humano tiene tres tipos de receptores de color, llamados conos, sensibles a longitudes de onda específicas correspondientes a los colores rojo, verde y azul. Según esta teoría, todos los colores que percibimos son combinaciones de estos tres colores primarios.

Fuentes: Pexel

Otra teoría importante es la teoría de los colores complementarios, que postula que los colores opuestos en el círculo cromático se complementan entre sí y, al combinarse, producen blanco o gris. Por ejemplo, el azul es complementario del naranja, el rojo es complementario del verde, y el amarillo es complementario del violeta.

Publicidad

    La teoría del color es fundamental en campos como el arte, el diseño, la fotografía, la impresión y la psicología, ya que nos ayuda a comprender cómo interactúan los colores entre sí y cómo afectan nuestras emociones, percepciones y comportamientos.

La Teoría Tricromática

La teoría del color de Helmholtz, también conocida como teoría tricromática, fue desarrollada por Hermann von Helmholtz y Thomas Young en el siglo XIX. Esta teoría postula que el ojo humano cuenta con tres tipos de receptores de color, llamados conos, que son sensibles a longitudes de onda específicas correspondientes a los colores rojo, verde y azul.

Según esta teoría, todas las demás tonalidades de color que percibimos son el resultado de la combinación y estimulación de estos tres tipos de conos en diferentes proporciones. Por ejemplo, cuando se estimulan los conos sensibles al rojo y al verde en igual medida, percibimos el color amarillo. Del mismo modo, cuando se estimulan los conos sensibles al rojo y al azul, percibimos el color violeta, y cuando se estimulan los conos sensibles al verde y al azul, percibimos el color cian.

La teoría tricromática de Helmholtz es fundamental en la comprensión de cómo el ojo humano percibe y procesa los colores. Ha sentado las bases para muchos modelos posteriores sobre la percepción del color y ha sido ampliamente aceptada y utilizada en campos como el arte, el diseño, la fotografía y la impresión.

Fuente: Pexel

La Teoría de los Colores Complementarios

La teoría de los colores complementarios se basa en la idea de que algunos colores son opuestos entre sí en la rueda de colores y, al combinarse, producen un contraste visual fuerte y equilibrado. Estos colores complementarios se encuentran en lados opuestos de la rueda de colores.

Cuando se combinan dos colores complementarios, cada uno resalta la intensidad del otro, lo que genera un efecto visual llamativo. Por ejemplo, el azul y el naranja, el rojo y el verde, y el amarillo y el violeta son pares de colores complementarios.

Esta teoría es ampliamente utilizada en campos como el diseño gráfico, la moda, la decoración y el arte para crear armonía visual y destacar elementos específicos. Además, entender cómo funcionan los colores complementarios puede ayudar a equilibrar composiciones visuales y mejorar la percepción estética.

Temas relacionados