Los 5 comportamientos de las personas que odian los perros y los motivos

Aunque cueste de creer, las personas tenemos comportamientos que no agradan a los perros, y aunque tampoco lo creas, nos lo hacen saber.

AdonisMartinez

Por:

Adonis Martínez

8 de junio de 2024, 6:00 a.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Perro enfadado.
Esto molesta a los perros enormemente. Fuente: Istock.

En las relaciones entre perros y humanos es muy importante reconocer cuáles son esos factores que afectan la convivencia y que dificultan la buena comunicación entre las partes.

Esto, debido a que llevar una buena interacción hace parte de la responsabilidad y el cuidado al que se compromete cuando hace del animal de compañía un miembro de su familia, por lo que merece los mismos tratos, atención y respeto que un hijo aunque sea una mascota.

Esto seguramente lo sabías, lo que quizás no sabías, es que algunos comportamientos concretos que tenemos las personas que pueden molestar muchísimo a nuestros perros, y es por eso que en este artículo te cuento alguno de ellos.

Publicidad

3 comportamientos de las personas que nuestros perros odian

Perro ladrando.
La razón por la que los perros te ladran. Fuente: Istock.

Los paseos cortos

Cuando el tiempo disponible para sacar al perro es limitado debido a otras responsabilidades, es importante priorizar este momento y no negociar el paseo diario.

Si el perro pasa todo el día en casa, el tiempo dedicado a hacer sus necesidades y jugar al aire libre es fundamental para su bienestar físico y emocional. Por lo tanto, cuando se tiene la oportunidad de sacarlo, se debe aprovechar para que pueda pasear y jugar sin prisas.

Antes de tener un perro, debes de platearte seriamente esto, porque es uno de los factores más importantes, saber si dispones del tiempo suficiente para pasear a tu perro.

Ruidos demasiado altos

Los sonidos fuertes y estridentes pueden alterar significativamente el bienestar de tu perro. Su capacidad auditiva es mucho más sensible que la de los humanos, por lo que cualquier sonido escandaloso les puede causar temor y estrés.

Si bien es cierto que hay algunas sonoridades que no se pueden evitar por completo, existen otras que los dueños sí pueden controlar, como los gritos y los ruidos fuertes innecesarios. Los perros no entienden el significado de estos sonidos, pero pueden afectar su estado emocional, generando miedos e inseguridades.

Es importante tener en cuenta que los perros son seres sensibles y que, al igual que los humanos, necesitan un ambiente tranquilo y seguro para sentirse cómodos y relajados. Los dueños deben procurar mantener un tono de voz suave y evitar hacer ruidos fuertes cerca de sus mascotas, especialmente en espacios cerrados.

No establecer una rutina clara

Al igual que las personas, los perros se benefician de tener rutinas establecidas. Esto incluye aspectos como la hora de salir a hacer sus necesidades, los momentos de juego y las actividades diarias.

Si bien es cierto que las rutinas pueden variar ocasionalmente para evitar la monotonía, es importante mantener un cronograma predecible en la medida de lo posible. Esto permite que los perros se acostumbren y entiendan mejor las dinámicas de convivencia con su familia humana.

Temas relacionados