La explicación a por qué, en ocasiones, no podemos recordar qué íbamos a hacer

Olvidar puede ser uno de los momentos más complicados y ser más común mientras envejecemos, por eso es importante seguir algunas recomendaciones.

author

Por:

Julia Castro

18 de junio de 2024, 4:36 p.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
La explicación a por qué, en ocasiones, no podemos recordar qué íbamos a hacer
¿Por qué a veces nos olvidamos de lo que íbamos a hacer o decir? Fuente: Freepik

El olvido es necesario pero qué hay cuando olvidamos cosas que consideramos importantes para nuestro día a día. Está claro que al pasar de los años, el funcionamiento del cerebro cambia y ya no se tienen las mismas capacidades motrices y de pensamiento como a una edad temprana. A pesar de todo lo que se pudiera pensar, es algo completamente normal. ¿Pero hasta qué punto sería normal? No es nada fuera de lo común olvidar -de manera ocasional- fechas importantes o cometer errores puntuales en actividades rutinarias, ya que esto puede pasar a cualquier edad. Sin embargo, si el problema persiste y llega a ser más complicado, entonces sí hay que prestar atención a ciertos síntomas.

La primera y más importante, cuando empezamos a preguntarnos “¿Qué iba a hacer?” Y es que en nuestro día a día, el cerebro almacena información en un estado temporal denominado memoria de trabajo, esta es la encargada de mantener una conversación telefónica mientras se prepara una receta para cocinar, es decir, tener la capacidad de realizar varias tareas al mismo tiempo. Estos cambios en la memoria generalmente son manejables y no afectan tu capacidad de trabajar, vivir de manera independiente o tener una vida social.

¿Qué hay cuando los olvidos se vuelven más comunes?

Aunque suene complicado, hay que incluir la palabra “demencia”, de acuerdo con la clínica Mayo, es un término genérico utilizado para describir un conjunto de síntomas, como el deterioro de la memoria, razonamiento, juicio, lenguaje y otras habilidades de pensamiento. Por lo general, la demencia comienza progresivamente, empeora con el tiempo y afecta las capacidades de la persona en el trabajo, las interacciones sociales y las relaciones.

Publicidad

La mayoría de la gente solo puede retener cuatro o cinco pensamientos o tareas a la vez en su memoria de trabajo, estos pensamientos pasen por un proceso cerebral llamado codificación, no se guardarán en la memoria a largo plazo de manera permanente.

El proceso de codificación consiste en crear conexiones significativas entre las neuronas y requiere una amplia memoria de trabajo. Por eso, si estás ocupado pensando en cómo presentarte con alguien nuevo o decidiendo lo que vas a decir a continuación, tu cerebro no va a codificar cierta información, como el nuevo nombre que oíste, y lo olvidarás con rapidez.

En este sentido, se pueden realizar algunas actividades a una edad más temprana para prevenir y reforzar la memoria, algunas de ellas son:

-Repetición: Al momento de oír, ver o recitar en voz alta o escribimos una palabra, tenemos varias oportunidades de codificarla a través de distintas vías cerebrales. Otros estudios también dan a entender que escribir información nueva a mano activar más partes del cerebro que teclear. Así que olvídate un poco de la tecnología.

article image
Una de las actividades que puedes hacer para mejorar tu memoria es a través de la música o el canto. Fuente: Freepik

- Canta: Al momento de recordar una melodía publicitaria, aunque sea de un producto que nunca compraríamos. Nombrar los recuerdos con melodías puede llevarlos a distintas partes del cerebro, lo que aumenta las probabilidades de que se queden grabados.

- Crea una clave visual o emocional: Muy similar a cantar, si le das a una cosa una tarea concreta la recordarás con mayor facilidad.

-Haz ejercicio y dale más beneficios a tu mente: En este sentido puedes leer, o descansar las horas correspondientes de tu sueño.

Temas relacionados