Los gestos más comunes en las personas mentirosas, según la psicología

Según los hallazgos, solo el 1% afirmó regularmente decir más de 15 mentiras diarias, siendo la mayoría de estas de naturaleza insignificante y benevolente.

author

Por:

Melisa Sbrocco

4 de julio de 2024, 1:35 p.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Los gestos más comunes en las personas mentirosas, según la psicología
Mentira. Fuente: Canva.

En la actualidad, donde la exposición y la transparencia son más comunes que nunca, las personas a menudo recurren a la mentira y la manipulación de la información para proteger su imagen o evitar consecuencias no deseadas.

Investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham llevaron a cabo un estudio detallado sobre el comportamiento de mentir, examinando más de 100,000 mentiras dichas por 632 participantes a lo largo de un período de 91 días.

El estudio identificó que la gran mayoría de las mentiras provienen de un pequeño grupo de “mentirosos prolíficos”, mientras que la mayoría de los participantes informaron que raramente decían o no decían ninguna mentira en un día dado. El profesor Timothy Levine, autor principal del estudio publicado en la revista Communication Monographs y experto en el estudio del engaño, señaló: “En general, las personas son mayormente honestas, salvo por unos pocos mentirosos patológicos. Hay un 1% que se destaca por decir más de 15 mentiras diarias de manera continua”.

Publicidad

article image
Mentira. Fuente: Canva.

Las 4 claves para identificar qué nos están mintiendo

Lenguaje no verbal

En nuestras interacciones diarias, las palabras pueden no ser el único indicio de la verdad. El lenguaje no verbal, compuesto por gestos, expresiones faciales y posturas corporales, puede revelar mucho más de lo que se dice explícitamente. Según expertos en psicología y comunicación, aquí te presentamos cómo identificar posibles mentiras a través de señales no verbales:

  • Falta de contacto visual: evitar el contacto visual directo puede indicar incomodidad o intento de ocultar algo.
  • Gestos inusuales o excesivos: movimientos nerviosos, como tocarse la cara repetidamente o jugar con objetos, pueden ser signos de estrés o ansiedad asociados con la mentira.
article image
Lenguaje corporal. Fuente: Canva.
  • Expresiones faciales inconsistentes: observa si las expresiones faciales no coinciden con el tono o el contenido de lo que se está diciendo. Por ejemplo, una sonrisa forzada mientras se habla de algo serio podría indicar falsedad.
  • Postura corporal defensiva: cruce de brazos, encogimiento de hombros o alejamiento físico pueden sugerir que la persona se está protegiendo emocionalmente de lo que está comunicando.
  • Cambios repentinos en el comportamiento: si notas un cambio brusco en el comportamiento habitual de alguien durante una conversación, podría ser una señal de que algo no está bien.

Contradicciones

Según la psicología, una manera crucial de detectar a una persona mentirosa es analizar la coherencia de su relato. Durante una narración o declaración, es fundamental estar atento a las contradicciones que puedan surgir, ya que pueden ser indicativas de una posible falsedad. Además, la tendencia a proporcionar detalles irrelevantes puede ser un intento por hacer que sus afirmaciones parezcan más creíbles, mostrando así como la salud mental influye en estos comportamientos.

Utilización de términos confusos

Otra pista importante para identificar a una persona mentirosa radica en el uso de términos confusos o evasivos durante su discurso. Según estudios en el ámbito de la salud mental, aquellos que intentan falsificar información tienden a emplear palabras y expresiones que complican la comprensión de su relato. Esta estrategia, según la psicología, se utiliza deliberadamente para desviar la atención y evitar preguntas incómodas sobre la veracidad de sus afirmaciones.

Velocidad del habla

La velocidad del habla puede revelar pistas importantes sobre la veracidad de una persona. Aquellos que ocultan información tienden a mostrar niveles de nerviosismo más altos de lo habitual. Este estado emocional puede manifestarse en cambios significativos en la velocidad con la que comunican sus historias. Algunos pueden hablar rápidamente para pasar por alto ciertos detalles, mientras que otros optan por hablar más lentamente para elaborar sus afirmaciones y evitar contradicciones.

Temas relacionados