Fuerte crisis entre Madrid y Buenos Aires por polémicas declaraciones de Milei

El presidente argentino se refirió a la esposa del jefe de Gobierno español en duros términos, lo que derivó en un llamado a consulta a la embajadora María Jesús Alonso. Hubo pronunciamiento de la UE.

CristianOrtega

Por:

Cristian Ortega Mahan

19 de mayo de 2024, 10:04 p.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
El presidente de Argentina, el ultraderechista Javier Milei. Fuente: AFP

El Gobierno de España ha llamado a consultas a su embajadora en Buenos Aires, María Jesús Alonso, y ha exigido al presidente de Argentina, el ultraderechista Javier Milei, “disculpas públicas” tras sus declaraciones sobre la esposa de Pedro Sánchez, a quien ha calificado de “corrupta”.

El anuncio fue hecho este domingo por el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en una declaración desde el complejo de la Moncloa.

Según Albares, las declaraciones de Milei son “gravísimas” y “sobrepasan cualquier tipo de diferencia política e ideológica, no tienen precedentes en la historia de las relaciones internacionales, y aún menos en la historia de las relaciones entre dos países y dos pueblos unidos por fuertes lazos de hermandad”.

Publicidad

La postura de la Moncloa

El ministro expuso que el mandatario argentino fue recibido “de buena fe” en la capital española para participar en el acto de Vox en el Palacio de Vistalegre, Europa Viva 24, y que “se le pusieron a su disposición los recursos públicos del Estado español necesarios durante su estancia en nuestro país”.

Sin embargo, Milei respondió a esa “hospitalidad” con “un ataque frontal a nuestra democracia, a nuestras instituciones y a España”, denunció Albares.

Durante su intervención este domingo en el acto de Vox, el presidente argentino se refirió a Begoña Gómez, esposa de Pedro Sánchez, diciendo: “No saben qué tipo de sociedad y país puede producir el socialismo y qué calaña de gente atornillada en el poder y qué niveles de abuso puede llegar a generar. Aun cuando tenga la mujer corrupta, digamos, ensucia, y se tome cinco días para pensarlo”.

Ante estas palabras, Albares respondió que “el respeto mutuo y la no injerencia en asuntos internos es un principio inquebrantable en las relaciones internacionales y es inaceptable que un presidente en ejercicio, en visita a España, insulte a España y al presidente del Gobierno de España”.

El ministro calificó este hecho como una ruptura “con todos los usos diplomáticos y las más elementales reglas de la convivencia entre países”.

Albares también habló con el alto representante de la Unión Europea, Josep Borrell, quien expresó que considera que un ataque de este calibre contra un estado miembro es también un ataque contra la Unión Europea, y anunció que se pronunciará públicamente al respecto.

Minutos después de la comparecencia, Borrell se manifestó en X (Twitter): “La libertad política, la prosperidad, la cohesión social basada en la redistribución fiscal y el respeto en el debate público son pilares de la UE. Los ataques contra familiares de líderes políticos no tienen cabida en nuestra cultura: los condenamos y rechazamos, especialmente cuando provienen de socios”, declaró Borrell.

Temas relacionados