Los beneficios para la salud de llorar, según la ciencia

¿Sabías que las lágrimas tienen diferente composición química según la necesidad?

CristianOrtega

Por:

Cristian Ortega Mahan

28 de mayo de 2024, 12:22 a.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Llorar tiene diferentes implicancias y significados. Fuente: Pexels

El llanto es una expresión emocional que puede analizarse en dos aspectos: las lágrimas y la expresión facial. Cuando lloramos, algo que todos experimentamos con frecuencia, nuestros párpados se hinchan, las mejillas se enrojecen, los labios tiemblan, fruncimos el ceño y, a través de nuestros ojos enrojecidos, brotan lágrimas.

Estas lágrimas son producidas por las glándulas lagrimales, llenan nuestros ojos y caen en forma de gotas por nuestras mejillas. Más allá del sentido poético que puede contener esta descripción, lo cierto es que la biología, la medicina y hasta la psicología tienen mucho que decir respecto al llanto. Veamos.

¿Qué son las lágrimas?

Las lágrimas, a menudo subestimadas, son producidas por las glándulas lagrimales situadas en la parte superior externa de los ojos. Este líquido esencial cumple funciones cruciales, como limpiar y lubricar la superficie ocular, que carece de vasos sanguíneos. Además, las lágrimas proporcionan oxígeno y contienen componentes como azúcar, proteínas y globulinas antisépticas.

Publicidad

    Normalmente, las lágrimas sirven para lubricar y limpiar los ojos. Sin embargo, cuando una partícula irritante, como polvo o arena, entra en contacto con el ojo, la composición química de las lágrimas cambia.

Existe un tercer tipo de lágrimas, las que se producen por emociones como alegría, tristeza, enojo o amor. Estas lágrimas tienen, además, una composición química diferente, reflejando de manera única el estado emocional de una persona.

Según el tipo de llanto, la lágrima tiene diferente composición. Fuente: Pexels

¿Por qué los humanos lloramos?

Los seres humanos lloramos por diversos motivos. Una persona puede llorar debido al viento, a la arena en la playa, al cortar cebolla, pero también por emociones, tanto negativas como positivas. Podemos llorar por dolor físico, tensión emocional y, afortunadamente, también por felicidad o alegría.

La expresión emocional es tan importante que incluso las lágrimas tienen distinta composición química dependiendo de la emoción que las genera. Por ejemplo, si lloramos por tristeza o estrés crónico, las lágrimas tendrán alta concentración de cortisol y proteínas. Pero si lloramos de alegría, tendrán altas concentraciones de endorfinas, sustancias cerebrales que nos acompañan en momentos de bienestar.

Llorar es beneficioso para la salud. Reprimir emociones puede ser perjudicial. Es bueno llorar cuando es necesario, ya sea por alegría o tristeza.

Sin embargo, si lloramos debido a ansiedad, depresión, trastornos del ánimo o estrés crónico, es recomendable consultar a un profesional. Pero en general, llorar es un proceso normal y saludable.

Expresar sentimientos siempre es saludable. Fuente: Pexels

El llanto y su lado saludable

Un artículo de Harvard Health Publishing describe que, desde la época clásica, pensadores y médicos de Grecia y Roma sostenían que las lágrimas actúan como un purgante, drenándonos y purificándonos. La Psicología coincide en gran medida, destacando el papel del llanto como mecanismo para liberar el estrés y el dolor emocional.

Los expertos de la universidad estadounidense destacan el rol del llanto como una “válvula de seguridad emocional”. Reprimir sentimientos negativos, conocido en psicología como “afrontamiento represivo”, puede ser perjudicial para la salud.

Investigaciones han vinculado este tipo de comportamiento con un sistema inmunológico debilitado, enfermedades cardiovasculares, hipertensión y trastornos de salud mental como el estrés, la ansiedad y la depresión. Además, se ha demostrado que llorar fomenta el apego, promoviendo la cercanía, empatía y el apoyo de amigos y familiares.

Temas relacionados