La psicología explica qué significa si una persona se toca la nariz mientras nos habla

Un gesto común que muchas personas realizan al hablar es tocarse la nariz, un comportamiento que ha intrigado a los psicólogos y cuyo significado han logrado descifrar.

AdonisMartinez

Por:

Adonis Martínez

29 de mayo de 2024, 10:46 a.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Tocarse la nariz.
Lo que nos dice que las personas se toquen la nariz. Fuente: Shutterstock.

La psicología es una ciencia que se enfoca en el estudio de la mente y la conducta humana, nos enseña que nuestros actos cotidianos pueden tener significados ocultos y profundos. Uno de estos actos es el gesto aparentemente trivial de tocarse la nariz mientras se habla, el cual puede ofrecer pistas reveladoras sobre nuestra salud mental y personalidad.

Los psicólogos dedican una gran atención a cada detalle de nuestras interacciones diarias en el amplio campo de estudio del comportamiento humano, lo que se vuelve crucial especialmente cuando enfrentamos desafíos que afectan nuestra salud mental y recurrimos a terapia.

Qué significa tocarse la nariz según la psicología

Tocarse la nariz.
Esto implica tocarse la nariz, según la psicología. Fuente: Pexels.

Este gesto, aunque a menudo se asocia con una simple molestia física, tiene implicaciones más profundas en ciertos contextos, según la psicología:

Publicidad

  • En el contexto de una conversación amistosa, tocarse la nariz podría indicar ansiedad o incomodidad.
  • Puede ser un signo de que una persona está lidiando con sentimientos no expresados o incluso ocultando algo.
    Más del 80% de nuestra comunicación es no verbal, y los gestos como tocarse la nariz pueden ser muy reveladores. Investigaciones han sugerido que este gesto puede estar relacionado con la deshonestidad. Cuando alguien se toca la nariz durante una conversación, puede ser una señal de que teme ser descubierto en una mentira. Este acto puede ser una respuesta inconsciente a la tensión interna que surge de la necesidad de ocultar la verdad.

La mente y el cuerpo, mucho más conectados de lo que pensamos

Este fenómeno no solo se relaciona con la salud mental, sino también con el estado físico:

  • La picazón en la nariz puede ser una manifestación física de estrés psicológico.
  • Es un ejemplo claro de cómo nuestras emociones pueden provocar respuestas físicas directas, reflejando cómo el cuerpo responde a conflictos psicológicos internos.
Hay técnicas para combatir la sudoración excesiva. Fuente: Pexels

Estos insights sobre el comportamiento humano ofrecen una ventana hacia la complejidad de nuestras interacciones diarias y la profunda conexión entre nuestra mente y nuestro cuerpo, resaltando la importancia de los gestos en nuestra comunicación y la influencia de la psicología en entender estos fenómenos.

Temas relacionados