Tus muebles lo agradecerán: Descubre cómo hacer que tu gato use el rascador

Rascar es un comportamiento típico en los gatos, pero si no es en los muebles mejor, ¿verdad?

author

Por:

Adonis Martínez

7 de julio de 2024, 10:30 a.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Gato rasca mueble.
Gato, eres precioso, pero respeta mis muebles. Fuente: Pixabay.

Los gatos domésticos se adaptan bien a vivir con humanos y, aunque tienen rasgos de personalidad comunes, presentan comportamientos únicos, como rascar muebles. Mientras algunos gatos utilizan solo sus rascadores, otros tienden a rascar muebles de madera, sofás y cortinas, lo que puede ser frustrante para sus dueños. Este comportamiento es natural en los felinos y, aunque idealmente debería centrarse en los rascadores, muchos gatos extienden esta conducta a otros objetos del hogar.

Un nuevo estudio titulado “Evaluación del rascado no deseado en gatos domésticos: un enfoque multifactorial para comprender los factores de riesgo” explica que los gatos tienen una naturaleza compleja, siendo animales sociales con fuertes instintos territoriales. Esta complejidad puede llevar a malentendidos sobre sus necesidades conductuales y ambientales, independientemente del conocimiento teórico de los propietarios, y al final, quienes lo sufren son los muebles.

Lo primero de todo: ¿Por qué tu gato araña tus muebles?

article image
Cuidar a tu mascota, darle una dieta balanceada siempre. Fuente: Pexels

Un estudio reciente encuestó a más de 1.200 propietarios de gatos en Francia sobre la vida cotidiana y las características de sus compañeros felinos, enfocándose en los comportamientos de rascado no deseados. Los resultados revelaron varios factores que influyen en este comportamiento.

Publicidad

La presencia de niños en casa parece aumentar la frecuencia del rascado en los gatos. Además, los rasgos de personalidad juegan un papel crucial: los gatos descritos como agresivos o disruptivos tienden a rascar los muebles con mayor frecuencia. También se observó que los gatos con altos niveles de juego y actividad nocturna son más propensos a rascar los muebles.

Cómo enseñar a tu gato a que rasque solo el rascador

El rascado es un comportamiento natural e intrínseco en los gatos que puede volverse problemático cuando los felinos deciden utilizar los muebles como rascadores. Si bien ciertos factores que favorecen este comportamiento, como la personalidad del gato o la presencia de niños, no se pueden modificar, hay otros que sí se pueden ajustar para minimizar los daños.

En esta lista te cuento de forma resumida cómo hacerlo de forma efectiva:

  • Ubica postes rascadores en zonas frecuentadas por el gato o cerca de su lugar de descanso preferido.
  • Aplicar feromonas puede disminuir el rascado en los muebles.
  • Proporciona lugares seguros y elevados para que el gato pueda observar su entorno.
  • Establece múltiples sesiones de juego cortas que imiten escenarios de caza exitosos para mantener el interés del gato y reducir el estrés.
  • Comprender las emociones subyacentes, como la frustración, ayuda a abordar directamente la conducta de rascado.
  • Probar diferentes ubicaciones para los postes rascadores hasta encontrar las más efectivas.

Ventajas de que tu gato se rasque en un rascador

Gato descansando sobre su dueño.
Un gato durmiendo sobre su dueño.

Reducción del estrés

Proporcionar entretenimiento y lugares seguros ayuda a aliviar el estrés en los gatos. Los juguetes, las áreas para escalar y los escondites seguros permiten que los gatos gestionen mejor su entorno y se sientan menos ansiosos.

Tus muebles, menos dañados

Redirigir el rascado hacia superficies apropiadas, como postes rascadores, minimiza el daño a los muebles. Colocar estos rascadores en zonas frecuentadas por el gato y utilizar feromonas para atraerlo puede ser muy efectivo.

Mayor vínculo con tu gato

Las sesiones de juego y la comprensión de las necesidades del gato mejoran la relación entre el gato y su cuidador. Participar en actividades de juego regulares no solo proporciona ejercicio, sino que también fortalece el vínculo afectivo, promoviendo una convivencia armoniosa.

Temas relacionados