Recomiendan salir a caminar después de cenar para vivir más y mejor

Los expertos revelan que hacer esto puede resultar realmente beneficioso para nuestra salud, y nos ofrece esta serie de ventajas.

author

Por:

Adonis Martínez

8 de julio de 2024, 12:48 p.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Caminar de noches
Caminar de noches tiene las siguientes ventajas. Fuente: Getty Image.

Según recientes estudios de la Universidad de Harvard ha revelado que salir a pasear por la noche después de cenar podría ser clave para una vida más larga y saludable. Aunque parece un hábito simple, podría tener un impacto significativo en la longevidad de las personas.

Los investigadores destacan que esta actividad, además de estar asociada con una mayor longevidad, también promueve una mejor salud general. Caminar después de cenar se convierte así en una práctica recomendable para quienes buscan mejorar su bienestar.

Los beneficios de caminar después de las cenas

Caminar de noche
Caminar de noches, una actividad gratificante. Fuente: Pexels.

Regulación de los niveles de azúcar en sangre

La Escuela de Salud Pública de Harvard destaca que caminar después de cenar tiene un efecto directo en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre, lo cual es especialmente beneficioso para personas con diabetes. Al caminar, los músculos se activan y mejoran su capacidad de utilizar la glucosa, actuando como una barrera natural contra los picos de azúcar que suelen ocurrir después de las comidas.

Publicidad

Mejora de la digestión y prevención de malestares gastrointestinales

Según el informe Walking for Exercise de la Universidad de Harvard, caminar no solo ayuda en la digestión, sino que también puede prevenir problemas como la hinchazón y el reflujo ácido, que son comunes tras comidas pesadas. Este proceso ayuda al cuerpo a procesar mejor los alimentos y evitar las molestias que pueden surgir después de comer mucho o muy rápido.

Reducción de estrés y mejora del sueño

Además de los beneficios físicos, dar un paseo después de cenar tiene un impacto positivo en la salud mental. Ayuda a reducir el estrés y la ansiedad que se acumulan durante el día. Este simple hábito promueve un sueño de mejor calidad, gracias a la liberación de endorfinas y la relajación muscular que se logra con la actividad física moderada. Así, caminar por la noche no solo mejora el bienestar físico, sino también el mental, cerrando el día con una nota de calma y preparando el cuerpo para un descanso reparador.

¿De cuánto debería ser la caminata?

Los expertos recomiendan caminar un mínimo de 30 minutos, pero esto no es incompatible con hacer caminatas más largas, que favorecerán los beneficios que te comentaba más arriba. Normalmente, una caminata de una hora y media te podría ayudar a caminar unos 10.000 pasos, que es el estándar aceptable entre los expertos en salud.


Temas relacionados