¡Terrible! Se hacían pasar por policías para poder robar en casas de ancianos

Impostores se hacen pasar por policías para saquear pisos de ancianos, convenciéndoles de que pueden ser víctimas de robos.

author

Por:

Adonis Martínez

4 de julio de 2024, 7:44 a.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Mossos d'esquadra
Mossos d'esquadra de patrulla. Fuente: Mossos d'esquadra.

Los Mossos d’Esquadra, en colaboración con la Policía Nacional y la Policía Judiciaria de Portugal, han desarticulado una organización criminal dedicada a estafar a ancianos. Los delincuentes hacían creer a sus víctimas que estaban a punto de ser robadas, por lo que debían entregarles dinero en efectivo, tarjetas y joyas. Siempre llamaban haciéndose pasar por empleados de su banco, y enviaban a un miembro del grupo disfrazado de policía o técnico de la sucursal para recoger las pertenencias.

Con esta técnica, los estafadores lograron obtener más de 2,5 millones de euros de víctimas en Tarragona y Sevilla. La base de operaciones del grupo se encontraba en Portugal, desde donde realizaban llamadas masivas a vecinos de una localidad específica para identificar a las personas más susceptibles de caer en el engaño. Una vez identificados los “candidatos”, volvían a llamar fingiendo ser del departamento de seguridad del banco, alegando que un grupo criminal estaba monitoreando sus movimientos bancarios. Durante días acosaban a los ancianos con estas llamadas hasta ganarse su confianza y manipularlos para que entregaran su dinero y pertenencias.

Se hacían pasar por policías y robaban casas enteras

article image
Fuente: Policía Nacional

Las llamadas fraudulentas eran seguidas por la visita de un supuesto “policía” o “técnico” del banco. Estos individuos coaccionaban a las víctimas, afirmando que no era seguro tener sus objetos de valor y dinero en casa. Bajo esta presión, los ancianos entregaban sus tarjetas, dinero en efectivo, joyas y aparatos electrónicos. En algunos casos, si la intimidación inicial no era suficiente, los estafadores recurrían a la violencia para lograr su objetivo.

Publicidad

En ciertas ocasiones, los estafadores incluso obligaban a los ancianos a acompañarlos al banco para autorizar transferencias a cuentas controladas por los delincuentes o para hacer extracciones de dinero en los cajeros automáticos.

En un caso extremo, hicieron varias visitas a la misma persona hasta obtener más de 400.000 euros. Durante otro incidente, un falso policía se quedó a dormir en la casa de una víctima, una mujer de 74 años que vivía sola, y aprovechó para sacar las joyas de la caja fuerte con el pretexto de trasladarlas a un lugar más seguro en el banco.

La gran red de mafias que hay detrás de esto

El enorme volumen de dinero obtenido a través de este método requería blanquear el capital para evitar sospechas. Los miembros del grupo transportaban el dinero en efectivo hacia Portugal en coche o mediante agencias de envío de dinero. Para las transferencias, utilizaban “mulas” que recibían el dinero en sus cuentas para reenviarlo posteriormente a otras controladas por la cúpula de la mafia en Portugal. También empleaban el dinero para comprar teléfonos y portátiles de alta gama que luego vendían. La técnica más sofisticada de blanqueo consistía en la compra de lingotes de oro, que podían transportar fácilmente y cuyo valor se mantenía estable.

article image
Fuente: X (@mossos)

Tras más de un año de investigación, coordinada por el Juzgado de Instrucción número 3 de Reus, el 4 de junio se realizaron 19 registros en Valls (Tarragona), Sevilla y Faro (Portugal). Se detuvo a 53 personas, los principales sospechosos de nacionalidad española, y se confiscaron 20.000 euros en efectivo, equipos informáticos y varios documentos relacionados con más de 3.000 estafas.

Temas relacionados