¿Comer fruta fresca es lo mismo que comer fruta natural? La ciencia lo explica

Muchas personas eligen la versión deshidratada de las frutas. ¿Es lo mismo? ¿Son igual de saludables?

CristianOrtega

Por:

Cristian Ortega Mahan

1 de junio de 2024, 9:31 p.m.

Compartir este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Email
Comer frutas nos trae numerosos beneficios a la salud. Fuente: Pexels

Las frutas son fundamentales para una alimentación saludable. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir cinco porciones al día (equivalentes a 400 gramos) para prevenir diversas enfermedades y asegurar una ingesta adecuada de fibra.

Al elegir frutas, muchas personas optan por su versión deshidratada. Estas frutas se han secado, eliminando gran parte del agua que contienen, lo que intensifica su sabor y reduce su tamaño. Esto plantea una pregunta comprensible: ¿es lo mismo consumir fruta fresca que fruta deshidratada?

Comparación de la fruta fresca y deshidratada

La fruta deshidratada, en comparación con la fresca, tiene la ventaja de ser más fácil de manipular y almacenar, ya que dura más tiempo sin deteriorarse. Ejemplos comunes de snacks deshidratados incluyen manzanas, plátanos, duraznos, ciruelas y uvas pasas.

Publicidad

Existe la creencia de que las frutas deshidratadas contienen más azúcar y calorías. Sin embargo, esto no es del todo correcto. Los nutrientes presentes en ambas versiones de la fruta suelen ser similares. La diferencia principal radica en la concentración de vitaminas, fibra y minerales, que es mayor en las frutas deshidratadas debido a la reducción de su contenido de agua.

¿Fresca o deshidratada? Fuente: Pexels

Consideraciones en el consumo de fruta deshidratada

Un aspecto crucial a tener en cuenta es el tamaño de las porciones. Las frutas deshidratadas, al perder volumen, pueden dar la impresión de ser menos abundantes, lo que podría llevarnos a consumir más de lo necesario. Por ejemplo, 30 gramos de pasas equivalen aproximadamente a 80 gramos de uvas frescas.

Es esencial medir las porciones de frutas deshidratadas para evitar un consumo excesivo de calorías. Aunque no contienen más calorías que las frutas frescas por unidad de peso, su tamaño reducido puede inducirnos a comer en exceso.

Consumo equilibrado

Para mantener una dieta equilibrada, es importante medir las cantidades de fruta deshidratada que se consumen. Combinar tanto frutas frescas como deshidratadas con proteínas y grasas saludables puede ayudar a mantener un equilibrio nutricional.

En resumen, tanto las frutas frescas como las deshidratadas tienen su lugar en una dieta saludable. La clave está en controlar las porciones y combinarlas adecuadamente para aprovechar sus beneficios sin excederse en el consumo calórico.

La fruta debe ser parte importante de nuestra dieta. Fuente: Pexels

5 razones por las que es recomendable comer frutas

1. Ricas en nutrientes esenciales

Las frutas son una fuente importante de vitaminas y minerales esenciales para el cuerpo humano. Por ejemplo, muchas frutas contienen vitamina C, vitamina A, potasio y folato, que son cruciales para el funcionamiento adecuado del sistema inmunológico, la salud ocular y la regulación de la presión arterial.

2. Alto contenido de fibra

Las frutas son una excelente fuente de fibra dietética, que es fundamental para la salud digestiva. La fibra ayuda a regular el tránsito intestinal, previene el estreñimiento y contribuye a mantener un peso saludable, ya que proporciona una sensación de saciedad.

3. Propiedades Antioxidantes

Las frutas contienen antioxidantes como los flavonoides, el betacaroteno y la vitamina E. Estos compuestos ayudan a combatir el estrés oxidativo en el cuerpo, reduciendo el riesgo de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas, cáncer y diabetes.

4. Hidratación natural

Debido a su alto contenido de agua, las frutas ayudan a mantener el cuerpo hidratado. Esto es especialmente beneficioso en climas cálidos o durante el ejercicio físico, cuando la necesidad de líquidos es mayor.

5. Promueven la salud cardiovascular

El consumo regular de frutas está asociado con una mejor salud cardiovascular. Las frutas como las manzanas, las bananas y los cítricos contienen nutrientes que ayudan a reducir los niveles de colesterol, mejorar la función arterial y disminuir la presión arterial, reduciendo así el riesgo de enfermedades cardíacas.

Estas son solo algunas de las muchas razones por las cuales incluir frutas en tu dieta diaria es una excelente decisión para tu salud general.

Temas relacionados